Comunidad de Sauce

“Un pedazo de tierra donde vivir”

Comisión de Mujeres de la Comunidad de Tekohá Sauce

Históricamente, el pueblo avá guaraní, al que pertenece la comunidad de Tekohá Sauce, se asentó en las riberas del Río Paraná. En la década del 70, fueron desalojadxs de sus tierras, junto con otras 37 comunidades indígenas, para la construcción de la represa Itaipú Binacional (Paraguay/ Brasil) que implicó la inundación de 146.000 hectáreas.

La comunidad fue relocalizada junto a otras ya establecidas, pero luego de retornar a su territorio ancestral sufrieron un nuevo desalojo en el año 2016, solicitado esta vez por quien alegaba ser el propietario de las tierras donde se habían asentado las 45 familias.

Se conformaron desde entonces varias mesas interinstitucionales de Diálogo con el Estado, en las que participaron diversas entidades como la Corte Suprema de Justicia y su Dirección de Derechos Humanos, la Cámara de Senadores, el Instituto Paraguayo del Indígena (INDI), el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (INDERT), el Ministerio de Educación y Ciencias, la Itaipú Binacional y líderes/lideresas de la comunidad de Tekohá Sauce.

Los principales reclamos presentados por parte de la comunidad fueron: la necesaria asistencia humanitaria, el reconocimiento formal de su líder, la reubicación y el abordaje de la restitución de sus tierras ancestrales.

Los compromisos asumidos por las autoridades en esa instancia se han concretado parcialmente, pero no se ha avanzado lo suficiente para la restitución del territorio. Hoy, siguen asentadxs sobre el margen de la Reserva de Limoy, en San Alberto, Alto Paraná, rodeadxs de amplias extensiones de cultivo de soja, en una situación de precariedad e incertidumbre que lxs expone a diversas dificultades y violencias cotidianas.

El papel de las mujeres en la lucha por el territorio y la cultura

Frente a esta situación, las mujeres decidieron organizarse y constituyeron la Comisión de Mujeres de la Comunidad de Tekohá Sauce, para sostener la lucha por la restitución de su territorio y reclamar el acceso a las zonas que finalmente no resultaron inundadas por la construcción de la represa.

Con el apoyo del Fondo de Mujeres del Sur a través de su Programa de Defensoras Ambientales, la Comisión se fortaleció como organización de mujeres indígenas. Pudieron salir del aislamiento geográfico, formaron lideresas, participaron de encuentros con otras mujeres y organizaciones, desarrollaron capacidades organizativas y de cabildeo ante autoridades estatales, desarrollaron su capacidad para obtener recursos y apostaron a darle visibilidad a su situación.

Durante 2018, participaron de eventos clave en los que se discutieron temas como el derecho a la tierra, el acceso de las mujeres al territorio, la defensa del mismo y los bienes comunes.

Trabajaron, además, en el fortalecimiento de la Plataforma Sauce Pytyvohara, donde se articulan diversas organizaciones para dar apoyo a la comunidad de Tekohá Sauce (FAPI, Amnistía Internacional, SUNU Acción Intercultural, CEADUC y FMS) y han seguido con las actividades de cabildeo, por medio de reuniones con representantes de la Comisión de Asuntos Indígenas de ambas Cámaras del Congreso, la alta dirigencia del INDI, del INDERT, la Corte Suprema de Justicia, las Secretarías de Acción Social y de Emergencia Nacional, para incidir en pedidos de informes a los entes involucrados y exigiendo los puntos de sus demandas.

En octubre de 2018, lograron el reconocimiento de Cristóbal Martínez como representante legal de la comunidad por parte de las autoridades del INDI. Esto abrió un camino auspicioso a sus negociaciones por la tierra y las condiciones de vida de la comunidad.

h

Como lideresa, voy a seguir luchando por la recuperación de nuestros territorios ancestrales. Lo que me motiva para seguir son los sueños de lxs niñxs, que crecen y que sueñan con un pedazo de tierra donde vivir, afirma Amada Martínez, referente de la Comisión.

lrfj